21 de marzo de 2008

QUÉDATE

Un suspiro del deseo

palpita en mi cuello

mis lágrimas lo ahogan

y es que no puedo seguir sin ti.

Si tus labios bebieran

la sal de estas gotas

sentirías el deseo.

Quédate aquí.


Hundido en el delirio

en el sudor que calma la sed

cuando estés rendido

te quemará mi piel.

Sentirás el delirio

pero quédate aquí.


Si bebieras este húmedo amor

si reposaras sobre mi corazón

sentirías la piel

de una mujer

en esta mujer.


Por eso quédate

para que convivan el deseo y el delirio

quédate

para sentir que bebes y reposas

quédate

la historia es presente

la fantasía, realidad.

Y otra vez

quédate

ya los otros son fantasmas

y sólo tú y sólo yo

sentimos la piel.


Quédate para siempre

reflejado en las palabras

en una poesía

en un papel.

1 comentario:

Martín Papi dijo...

Vanina, excelentes obras de arte, y muy cierta la idea de que en el papel y la escritura quedan refelejados sentimientos y recuerdos para siempre, imborrables.

Te invito a ver mi blog de fotos
www.encuadra.blogspot.com

Martín