21 de diciembre de 2008

ANOCHE

Una lágrima que no deja de caer.
La imagen de un cuerpo retorciéndose entre las sábanas y la furia de no poder escapar de ellas sin dolor. Toda una alegria desecha en mil pedazos y un aguijón inyectando más sangre en la herida abierta.
El deseo de un final que no termina.
Caminó la noche, la última, la que acaba de pasar,con la lentitud de la paciencia y la bronca de la ansiedad. Ahora los ojos le arden una lágrima de fuego le quema la mejilla y el corazón hinchado de dolor, le aplasta las entrañas.
No resiste, sino por el aire que respira.

6 comentarios:

*MeL* dijo...

Hola Vanina... pasé a saludarte , para desearte feliz navidad y un lindo fin de año.Estuve leyendo tus textos, me encantaron...
Perdon por no haber podido visitar antes tu blog , pero que bueno que lo hice ahora porque como te digo me gustó mucho y lo voy a poner en la lista de blogs q frecuento porque quiero pasar nuevamente...

Te deseo que el año que viene sea mejor que este que se va.. Un beso grande...

Mel.-

Martín dijo...

Muy profundo el poema, un ejemplo claro de cómo la felicidad puede estar a tan pocos pasos del dolor, hasta que algún día se le aleje para sólo verse a la distancia.

Natalí dijo...

Ami, es muy profundo y triste.
No sabes cuanto mas feliz me haria que la felicidad que estas buscando puedas encontrarla ya!

Te quiero!!!!

Clari

ade dijo...

- Cuanto dolor Vanina. Cuanta poesia nace del dolor. Un beso muy grande. Ade

Anónimo dijo...

Dicen que el que busca encuentra,,,, soy de los que piensan que el que no busca encuentra mas y mejor... todo llega, todo pasa!
Luciano
www.lucianomelchiori.blogspot.com

Sebastian Barrasa (El Zaiper) dijo...

Y los poemas 2009?